Mariana Flores: Enalteciendo a la mujer con un toque de los 90, Balmain presentó su colección Otoño-Invierno 2021

Mariana Flores: Enalteciendo a la mujer con un toque de los 90, Balmain presentó su colección Otoño-Invierno 2021

Celebrando a la mujer en todo su esplendor, la firma Balmain presentó su colección Otoño-Invierno 2020/2021 con la que se demostró, una vez más, de lo que está hecha la firma. Bajo la dirección creativa de Olivier Rousteing, la pasarela se destacó por una sensualidad y sofisticación con los mejores elementos de los años 80, haciendo relucir la figura femenina de una forma trascendental. Además, durante el show existió una gran sorpresa… ¿Cuál fue? Acá te contamos.

La Semana de la Moda de París siempre ha sido el punto de partida para que distintas firmas presenten sus más arriesgadas e innovadoras propuestas, causando furor y marcando pauta dentro de la industria. Tal cual, lo acaba de hacer Olivier Rousteing con Balmain en su colección para la temporada Otoño-Invierno 2020/2021, en donde se apostó por una mujer atractiva con un punto sensual y, de tal forma, se pudo apreciar una propuesta donde su característico estilo se combina con la elegancia, la sofisticación y las tendencias más refinadas que reinaron en los años 80.

celebrando la feminidad con estilo de los 90

Una colección que deslumbró por sus paletas cromáticas neutras, hombros marcados y del gran estilo de Rousteing. Además que la propuesta marcó un ritmo de retroceso, como si hubiésemos estado en un viaje al pasado. Y es que, los primeros looks marcaron la pauta de la misma, que se transformaron en piezas más de noche a lo largo del desfile. Otros elementos que destacaron fueron las capas en versión XXL, las botas mosqueteras en cuero mate y en piel tipo charol, así como el uso del cuero fueron características que enmarcaron esta propuesta de Bailmain.

A su vez, en la pasarela pudimos ver, una vez más, que la esencia de esta firma se denomina con un traje de dos piezas con maxi blazers que juegan con distintas solapas y con unos hombros muy exagerados, muy al estilo de los 80. Un estilo que adoptó el creativo fue el de ajustar varios diseños a la cintura mediante un cinturón, un concepto como el de Bottega Veneta. Las americanas fueron otras piezas que relucieron con abrigos de corte militar de aires masculinos, así como las blusas blancas brillaron en compañía de un juego, dinamismo y al movimiento que le propinan los volantes.

Como mencionamos al inicio del artículo, la paleta cromática destacó por sus colores neutros: camel, verde oliva, blanco, negro; los cuales fueron complementado con detalles en colores azul klein y en rojo. Por otro lado, con respecto a los estampados, Balmain apostó por los prints de estilo barroco, algunos con cadenas y otros tipo collage con rombos.

Otro gran punto de esta atrevida propuesta de la firma, fueron las prendas para la noche que causaron furor por los tejidos satinados, el terciopelo, los vestidos de noche fluidos- en colores chocolate, beige y arena-, además de las preciadas lentejuelas. Con una inspiración de los años 80, se pudieron apreciar diseños de bustos ajustados a las curvas femeninas realizados en cuero y bañados de diversos colores. Algunos de los atuendos que también enardecieron al público fueron los looks monocromáticos y que fueron realizados con látex… ¡Una gran bomba de estilo!

Para complementar cada uno de estos outfits, se dispusieron algunos accesorios como: guantes de piel, pendientes XXL y gafas de sol de corte cuadrado. Por último los cinturones, que fueron pieza clave de la colección, cerraron con un gancho dorado. una propuesta que nos recordó a Bottega Veneta.

el regreso de una musa

Sin duda alguna, uno de los puntos álgidos y con los que se cerró con broche de oro la noche de este desfile, fue la aparición de una de las grandes musas y top models de los años 90. Nos referimos a Esther Cañadas, la modelo española más internacional de los 90 y comienzos del milenio.

La popular celebridad apareció como guinda del pastel al final de un desfile que causó furor entre los asistentes, vistiendo una camisa de seda blanca, pantalón negro de talle alto y americana negra, la supermodelo vislumbró con su porte en esta pasarela. En definitiva, el gran regreso de la española se da tras su marca de las pasarelas en 2014, un alto a una carrera exorbitante.

Ver fuente