Mariana Flores | Huevos de Fabergé, obras maestras de la joyería

Mariana Flores | Huevos de Fabergé, obras maestras de la joyería

Elegantes y únicos en el mundo, los huevos de Fabergé son hoy en día sinónimo de lujo extremo. Su delicada fabricación y excepcional belleza han convertido a estas incomparables piezas, más de un siglo después, en bastión del mundo joyero.

En la rusa imperial

Creados por el renombrado joyero ruso, Carl Fabergé, los huevos (que llevan el apellido de su artífice) son fantásticas piezas que recrean de un modo más extravagante la Pascua, una de las celebraciones más importantes de la iglesia ortodoxa, en la que se acostumbra intercambiar huevos y tres besos.

Sólo lo mejor

La calidad de los materiales siempre fue algo excepcional en la elaboración de los huevos de Fabergé, es así como en su creación se emplearon gran variedad de metales y también piedras preciosas.

Por ejemplo, en la construcción de la “cáscara” de los huevos, se empleo oro, plata, cobre, níquel, platino y paladio, mezclados para crear distintas combinaciones y apariencias.

Como elementos decorativos el joyero ruso y su equipo utilizaban piedras preciosas y semi preciosas como zafiros, rubíes, diamantes y esmeraldas, configuradas de tal forma que hacían que la pieza fuese deslumbrante.

También se utilizaron minerales como el jaspe, el cristal de roca, el lapislázuli y el ágata, entre muchos otros.

Además, diversas técnicas joyeras de latitudes como París y Florencia fueron aplicadas en estas obras, creando así colores increíbles y un esplendor único en cada joya.
Mariana Flores | Huevos de Fabergé, obras maestras de la joyería

Bellezas ovaladas

Son más de cincuenta las piezas creadas por la Casa Fabergé para los emperadores rusos Alejandro III y su hijo Nicolás II. Sin embargo, también se consideran importantes los que el renombrado taller realizó para la Duquesa de Marlborough, el Dr. Nobel y familias de gran peso como los Yusupovs y los Rothschild, por lo que se calculan en más de 69 el total las piezas elaboradas por el afamado joyero.

Algunas de las piezas más apreciadas en la actualidad son: Imperial Czarevich Easter Egg, Imperial Red Cross Easter Egg, Imperial Rock Crystal Easter Egg, Imperial Peter The Great Easter Egg Romanov Tercentenary Egg, Coronation Egg, por nombrar algunos.

Mariana Flores | Huevos de Fabergé, obras maestras de la joyería

El más valioso

El Huevo de la Coronación (Coronation Egg) es uno de los más valiosos, midiendo sólo 12,7 centímetros, su valor no baja de los 18 millones de dólares. En su interior guarda una sorpresa, una miniatura en oro, platino y cristal de roca, el carruaje que llevó el zar en su coronación.
Mariana Flores | Huevos de Fabergé, obras maestras de la joyería

Por el mundo entero

Tras la Revolución Rusa, muchas de estas grandes obras maestras joyeras fueron vendidas y ya para 1933 cerca de 14 huevos imperiales habían abandonado Rusia.

Con el pasar de los años es que grandes museos y fundaciones son ahora los lugares que albergan en sus colecciones a varias de estas invaluables joyas.

El Kremlin Armory Museum en Rusia, tiene la colección más grande de Huevos Fabergé, unos diez en total.

Por su parte, El Virginia Museum Of Fine Arts tiene una vasta colección de objetos decorativos de Fabergé, incluyendo la mayor colección huevos imperiales fuera de Rusia.

Entretanto, el New Orleans Museum Of Art tiene una de las más grandes colecciones de objetos con la firma Fabergé, unos 82 en total.

La Reina II de Inglaterra, tiene en la Royal Collection uno de ellos, mientras que el Príncipe de Mónaco también posee uno en su colección.

El resto, 42 huevos, de los que se tiene conocimiento hoy día, están distribuidos en otros museos, así como también en distintas colecciones privadas alrededor del globo.

Mariana Flores | Huevos de Fabergé, obras maestras de la joyería

Fuente

Recomendado por Mariana Flores